Pages

martes, 26 de mayo de 2020

SUSANA SÁNCHEZ ARINS "Dicen" (2015) Ed. De Conatus 2019


El título del libro alude a hechos oídos, que no escritos o documentados. La autora escuchaba a su abuela Gloria frases recurrentes en torno a un hermano y por tanto tío abuelo suyo, un tal manuel, así, en minúsculas figura en el libro. Susana no quiere que se erija como protagonista del libro. En cambio sí quienes lo padecieron, su abuela Gloria y su hermana Ubaldina.

Esas frases repetidas de su abuela, en el libro aparecen de modo intermitente a modo de coro griego: "si fue así de malo con la familia, cómo sería con los de fuera, imaginaba la abuela gloria."

Susana trataba de hacer contar a su abuela cosas de su hermano, pero jamás accedió. Mantuvo siempre un silencio en torno a él, pero la nieta sabe que ella ocultaba mucho en torno a su hermano: "... y con esa especulación mentía. porque ella sabía, bien lo sabía, cómo había sido el tío manuel con los de fuera; pero por bondad, o mejor, por su sentido de la honra familiar, aunque pudiera imaginarla, la abuela no era capaz de pronunciar la infamia, de hacerla palabra. o quizás pensaba, acertadamente además, que no decir las cosas era la mejor manera de borrarlas, de hacer desaparecer, unos hechos, que, de solo pensarlos, la horrorizaban."

jueves, 7 de mayo de 2020

RICARDO MENÉNDEZ SALMÓN "No Entres Dócilmente En Esa Noche Quieta" Ed. Seix Barral 2020


El libro de Ricardo tiene como motor en la narración la figura de su padre, fallecido en 2015. Al igual que el libro de Alfons Cervera, "Otro mundo" (Ver Aquí), contemplan la imagen del padre desde otras ópticas a las habituales en este tipo de escritura familiar. Cervera se centra fundamentalmente en los silencios del padre en vida y su repercusión en el autor, en forma de vacío doloroso. Menéndez Salmón, partiendo del padre plantea una indagación dentro del propio autor.

La enfermedad de su padre a edad temprana marca los recuerdos del escritor:

"Cuando pienso en mi padre, la primera palabra que acude es enfermedad. Evoco a mi padre como una persona siempre enferma, desde que a los treinta y ocho años sufrió un infarto que marcaría el resto de su vida y la de su familia. Yo tenía entonces once años, pero los recuerdos previos a esa fecha se han borrado en lo que afecta a la figura paterna."

Enfermedad que condiciona toda la vida familiar, su madre dedicada al cuidado del marido y descuidando al hijo, que vive un estado de retraimiento constante:

"La enfermedad de mi padre, su dolencia cardiaca, muy severa a una edad tan temprana, hizo que nuestra cotidianidad cayera bajo la constelación de significado del dolor, los cuidados, la dependencia. Mi padre se convirtió en un enfermo profesional; mi madre se transformó en una cuidadora a tiempo completo; yo padecí los rigores de una casa donde se había instalado el miedo. Un miedo que se tradujo en una especie de renuncia a la vida, de temor ante actos antaño considerados vulgares y de pronto contemplados como excesos."