Pages

miércoles, 5 de febrero de 2020

OLGA TOKARCZUK "Bieguni" (2007) "Los Errantes" Ed. Anagrama 2019


En el libro de Tokarczuk encontramos notas de viaje como una especie de diario, relatos diversos y algunos textos breves a modo de ensayos.

En los primeros textos Olga nos muestra apuntes biográficos, en relación a sus padres y autobiográficos, sus estudios de Psicología y su cambio de rumbo al decantarse por la escritura. Define también la directriz que rige su vida, en torno al movimiento, al nomadismo, al viaje; directriz que determina el cuerpo del libro:

"A todas luces yo carecía de ese gen que hace que en cuanto se detiene uno en un lugar por un tiempo más o menos largo, enseguida eche raíces. Lo he intentado muchas veces, pero mis raíces nunca fueron lo suficientemente profundas, y me tumbaba la primera racha de viento. Tampoco he sabido germinar, desprovista de esa capacidad vegetal. No me nutro de la savia de la tierra, soy lo contrario de Anteo. Mi energía es generada por el movimiento: el vaivén de los autobuses, el traqueteo de los trenes, el rugido de los motores de avión, el balanceo de los ferrys."

No es de extrañar que los peregrinos sean parte central de sus textos, el peregrinaje solitario, como el contenido en "Características de un peregrino":

"Un viejo conocido me ha dicho que no le gusta viajar solo. Aduce que cuando ve algo extraordinario, nuevo, bello, desea tanto compartirlo con alguien que se siente infeliz si no tiene con quién hacerlo.
En mi opinión, no tiene madera de peregrino."


Tiene fascinación por las malformaciones, especie de padecimiento diagnosticado como Síndrome de desintoxicación perseverante, "la conciencia insiste en regresar una y otra vez a ciertas ideas o, incluso, en buscarlas compulsivamente". Continúa explicando "En el Síndrome":

"Mi sintomatología se resume en que me atrae todo lo defectuoso, imperfecto, roto. Me interesan las formas amorfas, los errores en la obra de la Creación, los callejones sin salida. Aquello que por una u otra razón se ha quedado a medio camino en su desarrollo, o que, por el contrario, ha excedido los límites de lo previsto. Todo lo que se aparta de la norma, lo que es demasiado pequeño o demasiado grande, exuberante o incompleto, monstruoso y repulsivo. Formas que descuidan la simetría, que se multiplican, crecen a lo ancho, se reproducen por gemación o, por el contrario, las que reducen lo múltiple a la unidad."


Dicho interés por la Anatomía y la deformidad llevan a Olga a peregrinajes por exposiciones y Museos de Historia Natural, como apunta en "Kunskammer":

"Mi peregrinación es siempre en pos de otro peregrino. En esta ocasión reconocí inmediatamente la tierna mano de Charlotte. En un tarro alargado, con tapa, que recordaba a una escultura, flotaba un pequeño feto con los ojos cerrados, suspendido de dos crines de caballo. Sus minúsculos pies tocaban lo que quedaba de la placenta, coloreada en rojo. Cubría el tarro una diminuta naturaleza muerta de los fondos marinos: todo se asociaba al mar, incluido el principal protagonista de esa representación: el feto. Provenimos todos del agua. Por eso Charlotte debió de adornar la tapa de pizarra con conchas, estrellas de mar, corales y esponjas, y el centro, para el disfrute del ojo, con un caballito de mar seco, un hippocampus.
También me impresionó otro espécimen: gemelos siameses conservados en agua estigia y a su lado su esqueleto disecado. Qué demostración de economía de materiales: dos piezas de museo obtenidas de un mismo cuerpo duplicado."


Presenta ciertas semejanzas la escritura de Tokarczuk con la de Sebald, ambos incluyen imágenes y mapas en los libros y narran de forma similar, pero se diferencian en los contenidos; Sebald fijaba su atención en la Arquitectura, en los objetos y la Historia y el tema del Holocausto.

Algunos relatos se remontan en la Historia, como el dedicado al anatomista flamenco del siglo XVII, Philip Verheyen, que dio nombre al talón de Aquiles. Sufrió la amputación de una pierna y a raíz de los dolores experimentados en la falta del miembro, el desconocido por aquel tiempo, síndrome del dolor fantasma; dedicó su vida a analizar y diseccionar el miembro amputado.

Al siglo XVIII pertenece el referido a Angelo Soliman, esclavo africano que con sus preceptores llegó a adquirir gran erudición en la corte vienesa. Para su desgracia éstos fallecieron y cuando murió él, el emperador Francisco I lo disecó y expuso en el Gabinete de Curiosidades.

Recoge Olga unas supuestas cartas de súplica de la hija de Soliman al emperador Francisco I, para poder dar sepultura a su padre: "Tanto yo como numerosos amigos de mi padre, que en paz descanse, que ya han escrito a Vuestra Majestad respecto a este asunto, os rogamos nos devolváis el cuerpo de mi padre y permitáis que le demos cristiana sepultura."

Sobresalen algunos relatos largos secuenciales, como el referido a "Kunicki", relato perturbador donde en unas vacaciones en una isla desaparecen su mujer y su hijo y reaparecen al cabo de varios días sin explicaciones, desestabilizando a Kunicki; como también el que da título al libro, donde Ánnushka madre de un hijo enfermo y un marido traumatizado y medio alcoholizado, aprovechando la ayuda de su suegra, descubrirá placer en el vaivén del metro y junto a una mujer indigente vagará por las calles demorando el regreso a casa. La mujer dirige a Ánnushka estas palabras: "Muévete, no pares de moverte. Bienaventurado es quien camina.".

Con una prosa intimista y lírica, Tokarczuk entrega un libro pleno de digresiones filosóficas donde la errancia sin destino ni regreso, el permanente movimiento, las notas de hotel, de aeropuertos, de estaciones y embarques, junto a la cartografía del mundo y del cuerpo humano; encuentran su razón de ser.


En el relato, "El Corazón de Chopin", Olga narra los últimos momentos de Chopin y su deseo de ser enterrado en Varsovia. Su cuerpo fue enterrado en París, pero su hermana pudo depositar el corazón en la iglesia de Santa Cruz de Varsovia:

"Fryderyk siempre había repetido que quería ser enterrado en su tierra, y como sabía que no tardaría en morir, planeó cuidadosamente su muerte. Y su entierro."

En el disco siguiente se puede escuchar una selección de sus obras pianísticas:



Remixdj 2014


Editorial: Anagrama, Edición 2019
Colección: Panorama de Narrativas
Fuente de Imagen de Olga Tokarczuk: Propiedad de Jacek Kołodziejski

No hay comentarios