Pages

martes, 23 de julio de 2019

RAYMOND CHANDLER "The Lady In The Lake" (1943) Libro, "La Dama Del Lago" Ed. Alianza 2007


Vuelve a inspirarse en sus relatos cortos para desarrollar el libro, en "Pearls are a Nuissance", el relato del mismo nombre, "La Dama del Lago" y en "No Crime in the Mountains".

El ambiente bélico condiciona el estado de ánimo de Chandler. En la narración se observan algunas referencias de personas sirviendo en el ejército o a punto de reclutarse. En la primera visita a su cliente, refleja un ambiente apagado, tanto en decoración como vestuario. De la secretaria Adrienne Fromsett apunta:

"Vestía un traje sastre de color gris acero y, bajo la chaqueta, una blusa azul oscuro con corbata masculina de un tono más claro."

Se manifiesta también en el menor grado de humor que el autor imprime en el libro. Si bien no faltan algunas pinceladas ingeniosas, como el chispeante diálogo entre el teniente Degarmo y Marlowe a propósito de un comentario de un personaje:

"El empleado de la recepción ladró a espaldas de Degarmo como un foxterrier:
—Un momento, por favor. ¿A quién desean cumplimentar?
Degarmo giró sobre los talones y me miró sorprendido.
—¿Ha dicho cumplimentar?
—Sí, pero no le pegue. La palabra existe.
Degarmo se pasó la lengua por los labios.
—Sabía que existía. Lo que no sabía es que se utilizara. Oiga, amigo —le dijo al empleado—, subimos al 716. ¿Tiene algo que objetar?"


No se dan cita grandes terratenientes como en obras precedentes, el cliente de Marlowe, Derace Kingsley, dirige una compañía de Cosméticos. La mayoría de los personajes se encuentran atrapados. Condicionados por vínculos pasionales, donde la violencia hace acto de presencia o por necesidades económicas como el policía rural, con la necesidad de ser reelegido:

"En la esquina inferior derecha del parabrisas llevaba una tarjeta, impresa en letras mayúsculas, que decía: «¡ATENCIÓN, ELECTORES! VOTAD A JIM PATTON. ESTÁ YA MUY VIEJO PARA EMPEZAR A TRABAJAR»."

Las rubias explosivas apenas intervienen, pero si la dama inteligente y sencilla que Marlowe aprecia, en la persona de Adrienne Fromsett.


Como en "Adiós Muñeca", parte de la acción transcurre en Bay City (Santa Mónica, donde residió Raymond). Vuelve a reflejar un estado policial corrupto. Marlowe será vejado. Su cliente se fija en su renqueante pierna y le pregunta, Marlowe responde irónico sobre la policía de Bay City:

"—¿Qué ha estado haciendo y qué le pasa en la pierna?
—Me dieron una patada. Obsequio del cuerpo de policía de Bay City. Es un servicio gratuito que dan allí. En cuanto a dónde he estado… en la cárcel por conducir borracho. Y a juzgar por la expresión de su rostro no me extrañaría nada que volviera a verme allí muy pronto."


Pero Chandler tampoco generaliza y siempre incluye al policía honrado y cumplidor del deber. Como el capitán Webber, quien tras el incidente ocurrido a Marlowe reflexiona sobre el cuerpo policial:

"—El problema que tiene el cuerpo de policía —dijo casi con suavidad— es muy complicado. Se parece a la política. Exige hombres de una honradez a toda prueba, pero tiene muy poco que ofrecer a ese tipo de personas. En consecuencia, tenemos que trabajar con lo que tenemos. Y lo que tenemos es esto.
—Lo sé —dije—. Siempre lo he sabido. Y no crea que me amargo la vida por ello. Buenas noches, capitán Webber."


Tenemos también como ocurriera en "Adiós Muñeca", al médico de dudosa moral, que se preocupa más por conseguir dinero con inyectables que velar por el propio paciente. Aquí personificado en el doctor Almore.

La trama como acostumbra el autor va introduciendo variantes. En la búsqueda de la esposa de Kingsley van apareciendo claves confluyentes para la resolución del conflicto.

El escritor crea una galería de personajes veraz. El teniente Degarmo con sus luces y sus sombras, está muy bien desarrollado. Sobresale asimismo el pintoresco policía rural, Jim Patton, como también el rudo cuidador de la propiedad de Kingsley, Bill Chess. El capitán Webber tiene una gran personalidad. En cuanto a los personajes femeninos, tienen menos preponderancia que en otras obras, siendo Adrienne Fromsett la más representativa.

Y por supuesto, Marlowe, cuya personalidad está completamente afianzada.

Con cuatro obras largas a sus espaldas, Chandler sigue construyendo una obra sin apenas fisuras. El escritor es cada vez más valorado tanto por la crítica como por el público y "La Dama del Lago" vende más ejemplares que sus obras anteriores.


Para ambientar el libro, nada mejor que un poco de jazz. Apropiado es el reciente recopilatorio de jazz vocal, "Sing A Song of Jazz: The Best of Jazz Vocals on Resonance", donde encontramos nombres tan destacados como Sarah Vaughan, Shirley Horn o João Gilberto, entre otros; junto a músicos como Stan Getz o Wes Montgomery:



Resonance Records, 2019.



Editorial: Alianza, edición 2007
Colección: Biblioteca Chandler
Traducción: Carmen Criado

No hay comentarios