Pages

viernes, 15 de febrero de 2019

ADAM ZAGAJEWSKI (W cudzym pięknie, 1998) Libro, "En La Belleza Ajena", Ed. Pre-Textos, 2017


Adam a base de fragmentos muestra parte de su autobiografía, de manera no lineal, alternando pasado y presente. Está escribiendo el libro desde París, donde vive en el momento de la escritura, concretamente en un gran edificio donde tiene que llevar auriculares para escuchar música o para aislarse de los ruidos en el bloque.

En Dos Ciudades (Ver Aquí), había trazado su vida en Gliwice hasta los dieciséis años. Aquí, en contadas ocasiones se retrotrae a su época inicial y muestra momentos de su vida a partir de su llegada a Cracovia con dieciocho años en 1963, a la calle Dluga; en un alojamiento pequeño propiedad de la señora Ch., dueña algo desagradable y su criada Helena, que también trabajaba en el servicio de desratización a hora temprana de la mañana. Ambas mujeres se enfrentaban continuamente. En este ambiente, Adam escapaba a las clases y a pasear para alejarse de su odio. Pronto se trasladará a otro piso, propiedad de un funcionario del juzgado, correcto y sencillo al que cuidaba su amable esposa a la que gustaba cocinar. 

sábado, 2 de febrero de 2019

LUIS MATEO DÍEZ "Las Estaciones Provinciales" (1982) Libro, Ed. Alfaguara, 2006


La primera novela de Luis Mateo Díez (Villablino, León 1942) se desarrolla en el marco de los años cincuenta, en una ciudad de provincias no nombrada, si bien todo hace referencia a la ciudad de León, por nombres de calles y establecimientos que se citan. Puede extrapolarse a cualquier pequeña provincia española en aquel tiempo, en plena etapa franquista.

Un incendio tachado como fortuito según la versión oficial, ocurrido en un viejo caserón donde una docena de burros y un mendigo aparecen calcinados; da pie a la trama y consiguiente investigación periodística del narrador y protagonista Marcos Parra.

El título de la obra puede hacer referencia a la sección que escribe Marcos en el periódico católico El Vespertino. También a la sucesión de estaciones del tiempo, comenzando la narración en verano, pasando por el otoño y terminando en invierno. A los itinerarios de rondas de tapeo y chateo en los bares. Por último, a la estación de ferrocarril, medio principal de transporte en aquellos años, donde se acrecienta la sensación de soledad del periodista.