domingo, 21 de octubre de 2018

JUAN MARSÉ "Ronda del Guinardó" (1984) Libro, Ed. Crítica, 2005


Novela corta de Marsé, se publicó en 1984, poco después de su obra "Un día Volveré".

La acción transcurre el 8 de mayo de 1945, día siguiente a la rendición de Alemania. Un inspector de policía recorrerá las calles de la barriada del Guinardó de Barcelona, junto a la adolescente Rosita, para que identifique un cadáver; posible violador de la niña, dos años antes.

Marsé, retrata un recorrido por las calles de su infancia, recurrente en su obra; que tan bien conoce. Dos personajes caminarán por ellas: un decrépito inspector de policía en horas bajas, con problemas físicos evidentes y con una amenaza de separación por parte de su mujer; junto a él, Rosita, una niña huérfana de casi catorce años, recogida en el orfanato Casa de Familia de la calle Verdi; transporta una capillita de la Virgen de Montserrat. Estas capillas iban transitando de casa en casa. Tenían una pequeña ranura para introducir monedas para ayuda a la iglesia.

El inspector necesita que Rosita acuda al mortuorio para identificar un cadáver de su supuesto violador dos años atrás en un descampado. La adolescente no manifiesta ningún interés en acudir a identificar el cadáver. El tiempo real en la obra transcurre aproximadamente entre las cuatro de la tarde y doce de la noche.

En la caminata, Rosita se detiene en varias casas donde realiza labores de cuidado de personas o limpieza, para ganarse un dinero. Mientras, el inspector tomará algo en algún bar o paseará para "matar el tiempo". De esta manera, Marsé puede detallarnos el entorno por donde circulan los dos paseantes, las descripciones del barrio, donde predominan los emigrantes y gente humilde, mendigos y golfillos; los pequeños comercios y bares. Se deja ver cierta esperanza de ayuda aliada contra el Régimen de Franco; simpatizante de la derrotada Alemania. En alguna escena se observan connatos de huelga y lanzamientos de octavillas subversivas.



El trayecto del camino deja constancia de los cambios producidos en los dos personajes entre el pasado y el presente:

La niña en dos años, ha perdido la inocencia que tenía; se ve con un novio bastante mayor que ella que ejerce más bien de proxeneta de la chica. El fin del día y la vuelta al hogar, supondrá un alivio para ella, pues ha perdido de vista al inspector.

En el inspector, su pasado de seguridad, arrogancia y violencia ha dado paso a la decadencia total. Tiene sentimientos de culpa por un pasado represor. Parece estar de vuelta de todo, sin ningún interés por nada y con la idea del suicidio rondándole en la cabeza; para él, el final del día supondrá una incursión más en su soledad.

La habilidad de Marsé en la alternancia de pasado y presente en la narración es de remarcar, principalmente en la figura del inspector; con recurrencia en imágenes obsesivas de su mente atormentada. Asimismo adapta un lenguaje popular con vulgarismos y catalanismos en el habla de Rosita. Su locuacidad contrasta a su vez con el laconismo manifestado por el inspector.

Merece la pena hacerse con la Edición de la Editorial Crítica, bien en una Biblioteca Pública, bien en una librería de Viejo. A la profusión de notas a pie de página, hay que añadir un estudio introductorio sobre Juan Marsé, además de un exhaustivo análisis de la propia novela; a cargo de Fernando Valls.

En la novela, en un diálogo con el inspector, la huérfana Rosita manifiesta el gusto por la canción Perfidia de Alberto Domínguez:

 - Ahora que a mí, la que me gusta es Perfidia. ¡Es tan romántica! Venía en un Cancionero que usted nos regaló por Navidad, ¿se acuerda?

En versión instrumental, The Shadows y Los Straitjackets interpretan la canción; cada uno con su estilo particular:

The Shadows: "Perfidia"



Los Straitjackets: "Perfidia"



Fuente de Imagen: https://elpais.com/cultura

Entrada más reciente Entrada antigua

    Share This

0 comentarios:

Publicar un comentario